Desde la unidad de remodelación corporal vamos a abordar patologías y alteraciones como celulitis, lipodistrofia y piel de naranja.

La combinación de la tecnología de absorción e infrarrojos con la de radiofrecuencia produce el calentamiento intensivo de las células de grasa (adipocitos), los tabiques fibrosos conectivos circundantes y las fibras dérmicas subyacentes de colágeno.

El diseño óptimo de los electrodos y la absorción simultánea permiten que el calor penetre más rápido y a mayor profundidad. A su vez, esto favorece el aumento de circulación, el drenaje linfático, el metabolismo celular y la formación de depósitos de colágeno.

También estimula la actividad fibroblástica y remodela la matriz extracelular.

El resultado: reducción localizada de la flacidez y del volumen, así como una mejora general de la textura y la estructura de la piel.