La atrofia vulvovaginal corresponde al deterioro del tejido de la vulva y de la vagina que tiene lugar principalmente durante la menopausia. El deficit de secreción del tejido y la disminución en la producción de estrógeno, provocan la denominada sequedad vaginal que en ocasiones,origina un cambio en el ph de la zona y produce la tendencia de infecciones vulvovaginales. 

En pacientes jóvenes tras la recuperacion del parto con episotomia puede existir tirantez e incluso dolor que puede condicionar las relaciones sexuales y nuestro día a día . 

El tratamiento con ácido hialurónico de la zona vulvar y/o vaginal en función de las necesidades de nuestra paciente, nos permite hidratar y voluminizar la zona consiguiendo los resultados deseados desde la primera aplicación.